HOY ME HARÉ CARGO DE MI NIÑA por Karen Casey

La niña que está en nuestro interior es frágil, pero está viva e interpreta nuestras experiencias aún antes de que nosotras seamos conscientes de ellas. Esa niña es quien puede temer a los lugares nuevos, a las personas desconocidas y a las situaciones extrañas. Nuestra niña necesita alimento de un tipo del que quizás no recibió en el pasado. Podemos tomar su mano, persuadirla y hacerle saber que no la abandonaremos. Ningún lugar nuevo, ninguna persona desconocida y ninguna situación extraña tienen por qué abrumarla. Es sorprendente la fortaleza que adquirimos cuando nos cuidamos a nosotras mismas, cuando reconocemos a nuestra asustada niña interior y la abrazamos haciéndola sentir segura. No enfrentamos nada solas. Juntas podemos enfrentar cualquier cosa.
Hoy me haré cargo de mi niña y no dejaré que afronte por sí sola ninguna de las experiencias que el día pueda ofrecerme.


Karen Casey
Cada día, un nuevo comienzo. Reflexiones para mujeres.
Arte: Elena Shumilova

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja aquí tus huellas...